¡Alerta! Atentado terrorista

WhatsApp Image 2019-02-27 at 10.49.02

El 23 de septiembre de 2018 fue un día oscuro para la ciudad de Cusco. Bueno, realmente hacía un clima perfecto; la temperatura aun era baja, el cielo estaba despejado y el sol muy radiante. Yo no desperdicié la oportunidad para cambiar el pantalón grueso y la chaqueta, por un vestido manga larga.

Después de 5 días de visita en esta ciudad, por fin podía lucir el vestido que había comprado hacía tanto tiempo y que pensé, que una vez más, se iba a quedar guardado en la maleta hasta mi retorno a Medellín.

Era domingo y nuestro último día en Perú, así que Peter y yo decidimos ir al mercado local a comprar los souvenirs que, obviamente no habíamos comprado en los 5 días anteriores. Según el concierge del hotel, el mercado quedaba a máximo 5 minutos caminando. ¡Era perfecto!, una caminata corta y un poco de sol en mi cabeza calva.

Caminamos alrededor de 20 minutos bajo ese sol picante, hasta que (sudada, cansada y con la cabeza tapada), con la ayuda de Google maps pudimos encontrar la plaza de mercado. Oh sorpresa al darnos cuenta de que estaba cerrada, tal vez por ser domingo, tal vez porque todos los comerciantes querían aprovechar el día hermoso y salir con sus familias. Total, era un día perfecto para un picnic, no para comprar souvenirs.

Para no perder la ida, decidimos inspeccionar los puestos de comida que había alrededor, pero honestamente, nada se veía provocativo. Nos quedamos entonces tomando fotos y, justo cuando estábamos hablando sobre qué hacer después cuando….

¡¡¡BUM!!!

No tuve tiempo de reaccionar, solo sentí cuando Peter me tomó bruscamente por el brazo y salió corriendo. Yo prácticamente volaba al lado suyo, poniendo de vez en cuando las puntitas de los dedos de mis pies en el suelo. Fueron solamente un par de segundos, en los que yo recuerdo mirar a mi alrededor y ver a varias personas correr en el mismo sentido nuestro. Pero justo cuando estábamos saliendo del sitio criminal, Peter desapareció entre el tumulto, mientras yo caía estampillada contra el concreto lleno de residuo de grasa y de comida.

Me encontraba muy asustada, tanto, que no era capaz de levantarme del suelo. Reaccioné y vi mi teléfono a más o menos un metro de distancia y, mientras pensaba que iba a ser aplastada por la multitud histérica y decidía si pararme o recoger el celular primero, empecé a recapitular todo lo que había pasado.

Quizá no fue un “BUM” lo que escuché. Tal vez fue solo un “Clash” o un “Plaf”. De hecho, ese sonido se me hacía conocido, y yo jamás tuve una experiencia cercana con una bomba. Lo más cercano eran las papas bomba de los estudiantes de Univalle. Si, era eso, sonaba a una papa.

…Además, ¿por qué nadie me estripó?

Recogí mi teléfono, me levanté con sigilo y una vez más, miré a mi alrededor. Una señora local, que cargaba a su hijito en su espalda, se encontraba casi a mi lado; sentada en el butaco de su puesto de comida, pelaba una yuca y me miraba con curiosidad; como quien mira a un niño ajeno a punto de hacer una maldad.

Desconcertada, me paré, me sacudí el polvo y volví a mirar a la señora del puesto de comida, quien, al verme invadida de pánico y confusión, se murió de la risa en mi cara.

Solo hasta ese momento volvió a aparecer Peter, a unos 20 metros de distancia gritando mi nombre y moviendo su mano, indicando que corriera hacia él.

Aunque a mi alrededor había aun personas corriendo; todos extranjeros, TODOS y cada uno de ellos, incluido Peter; quien, desesperado, seguía llamándome a pulmón herido.   Yo caminaba a mi ritmo normal, inconsciente de que mis dos rodillas sangraban, pero con la certeza de saber lo que realmente había sucedido minutos antes. Se cayeron 3 bultos de papas de un camión.

¡Cataplum!

Sin título
WhatsApp Image 2019-02-27 at 10.49.01

1 thought on “¡Alerta! Atentado terrorista”

  1. Cataplum , ja ja ja no me acordé que era solo un bulto de papá . Pobre todos ustedes corriendo por su vida , y el gran susto que se dio Peter ese día, pensando que ya no estabas . Me acuerdo cómo cuando me lo contaste pero le encanta recordarlo cómo lo describes aquí . Te extraños por cuzco Didi tienes tú casa cuando quieras regresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.