Crónica 1.1 – por Paola Quintero

Debería estar escribiendo la crónica 9, pero la maluquera de esta nueva quimioterapia no me deja concentrar.

A cambio, les quiero compartir escritos relacionados con todo este proceso de vida. 

Este, en particular me gusta mucho, porque fue la primera respuesta que recibí de la crónica 1 y con la cual, mis hermanas y yo por fin dábamos un paso hacia la escritura de historias a 6 manos; es decir, contar la misma historia (que las 3 habíamos vivido) desde la perspectiva de cada una.

Nunca he sido buena para dar malas noticias. En mi trabajo muchas veces lo he tenido que hacer. Decirle a una mamá que su hijo tiene autismo o que tiene una discapacidad es, para muchas de ellas, casi lo mismo que decirle que tiene una enfermedad grave o terminal. Es decirle que su hijo jamás va a ser “normal”, que no aprenderá como los demás, que no actuará como los demás y, en muchas ocasiones, que siempre va a necesitar de alguien. Las mamás lloran y yo trato de enfatizar en las fortalezas de su hijo, por encima de las debilidades. Sé que no es un consuelo inmediato, pero es algo. Luego ellas se van y yo trato de olvidarlo para no llevármelo para mi casa, de lo contrario ya estaría en un psiquiátrico diagnosticada con depresión mayor. Pero recibir una llamada a las 7 de la mañana, de alguien que pregunta: “dónde estás?”, ya me parece sospechoso, ya sé que algo anda mal. Por ejemplo, cuando murió mi exnovio, mi amiga Lina me preguntó eso antes de darme la noticia.  Así que cuando mi papá me llamó el miércoles a preguntarme lo mismo, lo primero que pensé fue: “quién se murió?”. Tomé aire y me senté.  Mi papá con voz de alarma me cuenta que los resultados de mi hermana menor salieron “malos”, y procede a leerme el contenido.  No entendí nada a pesar de que, en mi trabajo, leo este tipo de terminología constantemente.  Lo único que entendí fue la palabra sarcoma no sé qué y sarcoma no sé qué otro.  Con eso ya tuve para sentir que el estómago se me subió a la garganta. Le dije que no se alarmara, que tal vez no era tan grave y que me dejara averiguar con especialistas.

Llamé a una amiga médica internista quien al leer los resultados me dijo que la cosa si era grave, y que mi hermana debía ser intervenida rápidamente y practicarle más exámenes para saber si el cáncer estaba en otros lados.  Entonces fue ahí donde me permití llorar y soltar ese demonio que tenía en el pecho.  Tuve que cancelar pacientes y llamar a mi jefe, la cual se mostró fuerte, me aterrizó y se puso manos a la obra a llamar a sus amistades patólogos y especialistas para realizar un nuevo análisis de la muestra.

¿El siguiente paso? Llamar a mi papá a darle permiso de alarmarse, llamar a mi mamá, hermana (la cual no contestó) y a la protagonista de esta historia de horror.  Sobra decir que es la peor noticia que he dado en mi vida, que no se si la di como debería, que la psicología se me fue para la mierda y que usé toda mi energía y fortaleza para no llorar y derrumbarme contándola…

Contrario a mis hermanas, yo sí me he ganado muchas rifas: me gané un teléfono, una esclava de oro, me ganaba las rifas de las fiestas con el número 8, con los nombres de las frutas y las flores.  También he ganado cosas con esfuerzo, pero debo decir que soy una mujer con suerte.  He presentado pocas entrevistas en mi vida, porque los trabajos me llegan sin tener que competir por ellos.  Pero les juro que esta rifa que le tocó a mi hermanita, también me hubiera gustado ganármela a mí y que no se la hubiera ganado ella. Si pudiera cambiarme de lugar lo haría con todo el gusto y el amor.

Para mí la maternidad alguna vez fue importante… creo que a los 29 años, pero se me pasaron el tiempo y las ganas.  Ahora no me veo criando hijos.  Mis planes de vida son viajando, compartiendo con mis sobrinos y familiares, amigos, etc.  Comprando apartamento, tal vez una mata (que morirá sin duda por falta de agua), en fin.  Sólo hasta ahora comienzo a pensar, y a sentirme culpable por rechazar mi condición de “mujer dadora de vida”.  Pienso que la maternidad no tiene que ser para todo el mundo y que está bien no querer tener hijos, (¿o pensaba?).  Sin embargo, ahora que mi hermana está en esta situación, estoy dispuesta a pasar por un embarazo múltiple, triple o quíntuple con tal de que ella tenga sus hijos. Si por mi fuera le doy mi vientre, mi hígado, riñón y hasta el corazón.  Así que, si esa es una de mis misiones en la vida, la asumiré orgullosa y feliz, porque hacer felices a mis hermanas es mi actividad favorita.

Pd: yo estuve triste porque estaba haciéndole duelo al útero de Diana, pero jamás porque haya dudado de los resultados positivos.  Esta fue una prueba de Fe que pasé sobrada y estoy feliz de decirlo: Dios es grande y jamás me ha negado algo que yo le haya pedido.

Paola Andrea Quintero Obonaga

6 thoughts on “Crónica 1.1 – por Paola Quintero”

    1. Que bonito es leerlas, cada una de ustedes ocupa un lugar muy importante en mi corazón, y envío mi energía y fuerzas a esta familia que quiero tanto. CONFIEMOS todo saldrá bien

  1. Hermoso relato. Triste pensar como una enfermedad no la enfrenta solo la persona que lo padece, es una lucha diaria de todas las personas que están alrededor, pero también qué se haría sin ese apoyo? Te envío un abrazo. Me encanta leer tu blog, inspira a vivir y a sonreir un poco más ante las dificultades

  2. Porque vivir las alegrías, las tristezas, los sueños, los anhelos, las ansiedades en familia siempre van a ser mejor…Ustedes son muestra de unión, de entereza, de entrega, pero sobre todo de amor. Y cuando hay amor, está Dios y el universo trabajando para construir resultados llenos de excelentes noticias. Las quiero

  3. Pues este pechito tiene el gusto de conocer a las 3 hermanas, a Pao la conozco muy bien y es una reultrahipermega parcera casi igual que una mascota canina. Asi uno le quede mal, no se acuerde de su cumple, o le falle en algo ella siempre estara al lado de uno apoyando, aconsejando, bailando el chacarron, etc, etc, etc una reasperisima AMIGA.
    Nanda no la conozco tan bien, pero es reparada pa la amistad llave. Al ver esta pelada timoneando un terremoto y un huracan al lado mío y controlarlos en diferentes idiomas y dejar esa vuelta en una total calma ahí me dije a mi mismo: “mimismo Mooooostro esta pelada” y luego verla agregarle una mas a la manada y presenciar otra maniobra de esas con total exito. Me dije: “ mimismo REEEEEEMOSTROOOO” y
    Dianita casi no la conocía hasta leer y conocer su estilo de vida es la más parecida a mimismo. nos gusta vivir la vida al máximo, probar de todo sin mente y burlarnos de la vida y de otros con un humor que pocos lo entienden. Asi que con esté coctail de hermanas todo es posible. Y como dijo esa sabia cancion uiuiuiui ui ui ui ui uiui ui ui ui ui ui uiiiiiii ui ui ui uiiii ui ui ui uiii ui ui ui ui uiiiiii ui ui i chacarron chacarron chacarriqui ron chacarron chacarron chacarriqui ron TO BE CONTINUED…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.