Crónica 9 – Septiembre 7 /18

Bob+Marley+Three+Little+Birds+Kerry+Wheeler

Han pasado demasiadas cosas desde que escribí la última crónica. El cáncer volvió y no solo una sino dos veces (¿significa esto que ahora sí creo en el destino?)

*

*

*

Después de haber regresado a Hong Kong, a mi ladito de la
cama favorito; retomé mi vida conyugal y laboral, pero de mi vida social no
quedaba mucho. Algunos de mis amigos habían migrado y los otros habían seguido con sus vidas y hecho nuevos círculos sociales. Me sentía un poco perdida, sola y desubicada.

Decidimos con Peter aprovechar al máximo el tiempo en Asia,
no sabíamos cuánto más nos quedaríamos en ese lugar, así que manos a la obra nos dedicamos a conocer varios países. Así  transcurrieron 6 meses hasta que era
hora de hacer de nuevo exámenes de seguimiento.

Regresé a Colombia en Febrero y los exámenes mostraron metástasis en el hígado, mi médico me remitió al cirujano de vías biliares con el que él trabaja, pero para mi desgracia (realmente suerte en este caso) este
médico no trabajaba con mi prepagada.

De todas formas decidí visitarlo, porque cuando se trata de tu vida (y si es posible) vale la pena empeñar hasta el culo para ser tratada por los mejores especialistas. En esta ocasión, el médico recomendado no me gustó para nada. Nada de lo que me dijo me pareció genuino.

Yo seguí peleando con la prepagada para que me cubriera con este médico, porque si Mauricio Lema (mi oncólogo) decía que la cirugía tenía que hacerla él, pues yo le obedecía.

*Aquí tengo que hacer un reconocimiento a Comeva prepagada.
A mí me ha ido súper bien con ellos, yo sé que mucha gente ha tenido  problemas pero a mi todo me lo aprueban y si no me lo aprueban me ayudan de otra forma pero al final, siempre me solucionan*

La cosa es que la misma prepagada me consiguió cita con el médico
que ellos cubrían y fue un total acierto. El Dr. Sergio Hoyos es considerado el
mejor cirujano de vías biliares del país
(por alguna revista médica que leí) y desde el primer momento que lo
conocí me transmitió esa seguridad que yo siempre busco en mis médicos.

Él fue muy sincero conmigo y aunque yo solo quería la cirugía por laparoscopia, por eso de la vanidad… quedamos en hacer una laparoscopia exploratorio primero, para confirmar que no hubieran demasiados tumores
y entonces, si todo lucía bien, hacer la cirugía abierta inmediatamente. Si
todo lucía mal, no habría cirugía!

El médico insistía en hacer la cirugía abierta para tener más campo de sacar TODO, él decía que hacerla por laparoscopia era sentenciarme
a quedar mal operada; obviamente yo accedí.

Es muy gracioso como una vez más la perspectiva de las malas noticas es tan subjetiva. Me recordaba a mi misma en todo este proceso así:

  • Ayyy que la patología haya salido mala y no tenga cáncer
  • Ayy, ok que sea cáncer pero que no sea sarcoma, que sea carcinoma
  • Ayyy, ok que es sarcoma, pero que sea estadio I y no haya metástasis
  • Ayy, ok la metástasis en el hígado pero que solo sean 3 tumores
  • Ayy, ok que parecen más tumores pero que me pueda hacer laparoscopia
  • Ayy,  ok que no se puede por laparoscopia pero entonces que el médico me pueda hacer la cirugía, abierta o como sea pero que la haga!!!!

El médico vino a verme antes de la cirugía y yo lo único que le decía es que sí o sí tenía que operarme. Yo estaba muerta del susto de salir de la anestesia y escuchar “Lo sentimos mucho pero estas invadida de cáncer, despídete
de tu familia” yo se… soy dramática!

Recuerdo despertar de la anestesia y aun en modo zombie, lo primero que hice fue tocar mi abdomen. Allí me di cuenta que alguna cirugía tuvieron que haberme hecho porque no podía ni moverme. El Dr. Hoyos se acercó a mi y me dijo “saqué todo lo visible y palpable, pidámosle a Dios que hayas quedado limpia,  te lo dije, no eran 3 tumores; eran 9”

Si, 9 tumores, todos leiomiosarcoma, esta vez ninguno con nivel de estrógeno o progesterona. Es como si se hubieran creado de la nada o del miedo. No tenían razón de ser.

5 días en el hospital, la incomodidad era insoportable, ver esa cicatriz atravesando todo mi abdomen era devastante, solo quería pasar el tiempo dopada en la hidromorfona (ahora entiendo a los adictos) el mejor momento del día era cuando me traían “rescates” de morfina y yo me desvanecía en la cama.

Otra vez me recuperé a la velocidad de la luz. A la semana ya estaba en casa, caminando y jugando con mis sobrinos y al mes exacto estaba de vacaciones en Cartagena con mi esposo (soy una paticaliente, yo lo se)

Con mi grupo de oncólogos en Colombia y UK decidimos que no
era buena idea empezar quimioterapia porque en teoría los tumores habían sido removidos, teníamos fe de que no regresaría. Muchas personas estuvieron presionando para que hiciera tratamiento, pero yo ni siquiera hoy me arrepiento de la decisión que tomé.

En mayo, en mi viaje de regreso a Hong Kong, hice una parada estratégica en Nueva York con mis mejores amigas del colegio y desde ese momento me dediqué a viajar y, por primera vez a pensar primero en mí sobre todas las personas y cosas.

Tenía mis ahorros de los 6 meses que había trabajado y con eso más el patrocinio de mi amor, me dediqué a viajar. Mi hermana mayor fue a visitarme y estuvimos en lugares maravillosos, terminé de recorrer lugares en Asia que me hacían falta. Mi esposo y yo viajamos al Mundial en Rusia y terminamos asistiendo a una boda en Azerbaiyán (un lugar que jamás en la vida imaginé visitar)

Al regreso de este viaje inolvidable, se cumplían los 3 meses de tregua que el cáncer me dio (debido a la recurrencia, los seguimientos ya no eran cada 6 sino cada 3 meses)

Regresé a Colombia y al hacerme la resonancia magnética ya sabía yo que algo andaba mal. Uno aprende a conocer los tiempos de cada examen y el proceder de los técnicos.

Efectivamente 3 días después tenía en mis manos los resultados que indicaban metástasis de hígado nuevamente y de pulmones. Es difícil
de explicar, pero todo el tiempo de espera tuve muchos nervios, pero después de leer el resultado sentí un descanso increíble.

Me sentí reclamando la nota de un parcial que sabía que iba
a perder (pero que uno todavía tiene una pequeña esperanza de que el profesor
le haya ayudado a subir la nota) y al ver el 2,1 pues al menos ya sabía a qué
atenerme para poder pasar la materia.

Me reuní con mis médicos otra vez y, aunque los tumores del hígado
son resecables, los tumores en los pulmones además de ser varios, hay algunos demasiado pequeños y profundos que no se dejan operar.

Debatimos mucho tiempo el oncólogo y yo sobre la mejor manera de hacer el tratamiento y, tal como lo habíamos hablamos un par de meses
antes, era necesario contar con un medicamento que en Colombia no ha sido aprobado por el Invima; Olaratumab o lartruvo, es un mdicamento que ya está
aprobado en USA, Europa, Mexico y Brasil y que según estudios médicos, ofrece una esperanza de vida de 2 veces el resultado de hacer la quimioterapia sin
este medicamento.

Mis amigas, que son unas duras #lasHit hicieron toda una campaña en redes sociales para viralizar mi caso y así fue que una persona se dio cuenta de mi proceso y decidió ayudarme. Sabemos que el proceso no es de un día para otro, pero la oportunidad de tener el medicamento pronto en Colombia, existe.

Hoy voy a dejar esta historia hasta aquí. Es el resumen de lo que pasó en los últimos meses, pero el no haberlo escrito en su momento, hace que no pueda plasmar muchas de las emociones que sentía en esos instantes.

Ha sido duro, difícil volver a aceptar que mi pelo se va a caer, que mi esposo no puede estar conmigo todo el tiempo porque alguien tiene que proveer, que voy a volver a estar débil, que no me puedo asolear, que no voy a poder jugar tan seguido al "lobo" con mis sobrinos. Es difícil ver las cicatrices en mi cuerpo y saber que es posible que hayan más en el futuro. Es duro sentirme insegura de usar un bikini, sentirme poco sexy al desnudarme. Es horrible escuchar decir a alguien que estoy enferma cuando me siento divinamente, es difícil volver a recibir tantos mensajes lindos de apoyo y sentirlos como si la gente se estuviera despidiendo.

Es difícil volver a pasar por el ciclo de negación, depresión y aceptación. Aunque cada día es más fácil, más llevadero, más normal, más rutinario.

Creo que esta vez me pasó lo que no había vivido la primera ni la segunda vez: No quería hablar del tema, no quería que nadie me preguntara, ni que nadie opinara. Me costó varias semanas volver a mi estado normal, a poder hablar con tranquilidad del demonio y a relajarme.

De hecho, creo que hoy estoy más tranquila de lo que he estado en toda mi vida. y hoy  por fin entendí lo que me dijo aquel chico en el aeropuerto de México… “Todo va a estar bien” y eso lo tengo muy claro en mi mente; pase lo que pase el mundo sigue y al final todo estará bien!

12 thoughts on “Crónica 9 – Septiembre 7 /18”

  1. Que lindo y que emotivo de leer, me encanta que expreses tus sentimientos en este blog. Infinitas gracias por darnos la oportunidad de conocer tus historias…. Y en donde quiera que esté, quiera quiera que sea, gracias a la persona que te esta ayudando a conseguir el medicamento.
    Te quiero

  2. Asi es! Todo va a estar bien! La fe y el amor de todos los que estamos aqui van a lograr que una vez mas seas la ganadora! Te admiro, te respeto y te adoro mi Dayan!

  3. Gracias por compartir toda tu experiencia con ese “mostruo” y enseñarnos tanta valentía , eres admirable. Dios siempre estará contigo. Te quiero y te llevo en mi corazón.

  4. Dianita, probablemente no te acuerdes de mi “soy Alejandra, amiga de la U de Paola y nos conicimos hace algunos años cuando vivian juntas. Haciendo mi trabajo de tesis, lo recuerdo tanto”. Desde el momento que te conocí vi en ti algo especial, no se, algo que pocas personas lograr irradiar. Le comenté a Paola lo bien que me habías caído. Cuándo me di cuenta de tu diagnóstico me sentí muy triste, pero recuerdo que le dije a Paola “Dios le da sus mas duras batallas a sus mejores guerreros” y pienso q no estoy equivocada, eres una bella guerrera, cualquiera en tu lugar estaría solo quejándose, tu por el contrario estas mas viva que nunca, estas aprovechando la vida de una forma maravillosa, viviendo un día a la vez, mostrándole al mundo q el cáncer hace parte de la vida y que la batalla no se acaba hasta que se acaba. Te has convertido en ejemplo e inspiración para muchos. Hoy quiero decirte q no te preocupes y siguete ocupando, los tiempos de Dios son perfectos (y tu sabes de eso), permitele a él seguir trabajando en ti y sigue viviendo de esta manera maravillosa. Con toda mi niña q usted es grande, naciste para dejar huella y aun falta mucho por escribir. No te deseo lo mejor porq no es necesario (eres dueña de lo mejor) te deseo sabiduría para q puedas seguir en este gran proceso q a pesar de lo difícil no es imposible. Tqm niñita linda. Mil Bendiciones más. Un super abrazo y me encantaría poder verte pronto.

  5. Querida hija me siento tan orgulloso de ti. El coraje y la valentía con que asumes las difíciles circunstancias que plantean enfrentar ese tenaz oponente que el destino te puso en el camino me dan también a mi la convicción y la fe en que con el apoyo de todos quienes te amamos saldrás victoriosa de esta difícil prueba por ti misma. Sin la ayuda del profesor

  6. Excelente noticia… Todo estará bien.. cuentas con un gran apoyo de todas las personas que te conocen… A luchar porque eres una guerrera .. Dios bendiga tu nuevo proceso 🙅‍♀️ Un fuerte abrazo

  7. Solo
    Mereces todo lo bueno, por ser como eres , vas a ver que todo va a mejorar, se que es duro pero es de admirar la energía que le pones a la vida. te quiero pri

  8. Mis niñas lindas Pao, Mafe y Tú Diani son el trío de hermanas más amoroso y fuerte que conozco, agradezco a la vida haberlas conocido y aunque hay días difíciles y retos que superar SIEMPRE todo va a estar bien. Las quiero, un abrazo enorme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.