¿Quién Soy?

Soy Diana, Dianis, Diana Pato, Di, Didi, Disparate Criollo, Dispasqui, Pirisquis, Dispisquirisquis, bebé gigante, tía Di. También soy mujer, hija, hermana, esposa, amiga, vecina y ojalá futura madre.

Soy treintañera, colombiana, valluna, pueblerina, soy economista, especialista en marketing, soy hippie (al menos eso creo), blogger, recientemente cursi, divertida, rumbera, un poco irónica, a veces tímida, bastante soñadora, soy impaciente e imprudente.

Soy enérgica, fuerte, valiente, a veces perezosa y procrastinadora, un poco terca, en general, soy toda una contradicción.

Soy lo que escribo, lo que veo, lo que leo, lo que huelo y toco, lo que bailo, lo que aprendo y desaprendo, lo que vivo.

A veces soy mis recuerdos, mis memorias; las que están en mis viejos escritos y en mis fotografías.

Soy el ave fénix de mis últimos dos años, una sobreviviente, una enamorada de la vida y sobretodo de la mía propia. Soy mi salvadora, soy ejemplo… soy vida.

Soy un poco como “el loco” de Khalil Gibrán; ya miro hacia arriba sin máscaras y entiendo el significado de la palabra libertad.

Soy humana; tengo rabias, miedos y ascos… pero eso no me identifica.

Soy ciudadana del mundo, soy de Hong Kong, de Francia y de Inglaterra, pero sobretodo soy mis raíces africanas, esas que veo en mi apellido y en el meneo de mis piernas y caderas. Soy una pequeña mujer maravilla, abogada de los indefensos. También soy apasionada y disciplinada.

Soy capricornio, ascendente acuario, soy el número 11, también el 7 y el 4. Soy esotérica, soy católica, soy budista, soy medio bruja, soy mis dudosas creencias religiosas, mis crisis existenciales y mi nuevo interés en la fe, en esa que solo yo entiendo. Soy un ser en constante evolución.

En conclusión, Soy lo que la sociedad quiera creer que soy, porque al final… soy lo que soy