Somnus

Anoche tuve un sueño extraño pero de alguna forma me pareció lindo.

Lindo porque estaba en medio de la naturaleza, parecía Colombia, pero realmente no puedo estar segura donde era.

 

Estábamos en medio de las montañas; y digo estábamos porque en mi sueño estaba mi hermana Nanda y su “maestro”

Ella estaba tomando clases de “vida” era como un maestro real, de esos que enseñan de todo.

 

El tipo era joven, creo que se parecía a un profesor de matemáticas que tuve durante la universidad.

Uno de esos loquillos, barbudos, con pinta de hippie… de estudiante de filosofía de Univalle.

El maestro tenia mochila, y se le veía muy feliz, relajado y seguro de su conocimiento.

 

Durante el sueño, siempre me sentí como cuando era pequeña y quería seguir todos los pasos gigantes y fuertes de mi hermana. La miraba con tanta admiración!

 

En este sueño, ella se veía niña, con hambre de explorar y de aprender de su maestro,  yo sabía que ya éramos grandes, pero aun así yo también me sentía niña e indefensa. Yo solo observaba, observaba todo lo que ella aprendía.

 

La parte más importante de mi sueño fue cuando el maestro, estando en la parte baja de la montaña, rodeado por habitantes de la zona, lanza una soga (que más parecía una rama gigante como traída de Avatar) a mi hermana y le pide que vaya hacia él.

Mi hermana no lo duda ni un segundo y con tanta seguridad, agarra la rama en la primera oportunidad que llega y con una posición aprendida de su maestro se lanza al precipicio.

Toma la parte alta de la soga con la mano izquierda y con la derecha toma la punta de la soga y la pone de base bajo sus pies, haciendo una especia de piso. Dobla un poco las rodillas e inclina su cuerpo un poco hacia adelante. A mi modo de ver… muy profesional.

 

Es su primera vez lanzándose a esa altura, las personas abajo la aplauden y su maestro está muy orgulloso de ella, y yo.. wow yo también aplaudo y estoy orgullosa! Yo no puedo creer que mi hermana no haya titubeado al lanzarse.

Yo solo me quedo pensando cómo lo hizo sin tener miedo y no puedo evitar empezar a sentir envidia, de verdad la siento, pero no por haberse lanzado sino porque realmente no entiendo cómo lo hizo sin tener miedo. Pienso que si hubiera sido yo, hubiera hecho miles de amagues antes de decidir lanzarme y que al final, no estoy segura de haber podido siquiera hacerlo. También siento miedo, porque ahora que ella se lanzó, me quedé sola en la cima de la montaña y no sé cómo voy a bajar. ¿Me tendré que lanzar? o ¿me tocará hacer todo el recorrido montaña abajo sola?

 

Despierto y me quedo pensando en mi hermana, en mis miedos y en cómo bajar la montaña.

4 Comments

  1. Malua

    Ni siquiera sé qué decir.
    Estoy segura de que tenía miedo… Lo sé porque me conozco, pero supongo que estaba segura de que es lo que tenía que hacer. Quizás no lo dudé para que tú tampoco tuvieras dudas 😉
    Algunas veces es mejor no pensar tanto y lanzarse al vacío.

    Te amo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.